Carta a Francesco

Querido Francesco, hay algo que deseo contarte hace tiempo y sobretodo darte las Gracias eternas por la oportunidad que estoy viviendo tan increíble a tu lado de ser “mi mejor versión”, de poder practicar el amor y darme cuenta que la vida tiene razón y yo soy una partícula de Dios creciendo… y es gozo!

Ahora siento en mis carnes eso que dicen que las relaciones llegan para poder sacar lo mejor de uno y esta vez estoy gozando tanto! Y tengo la libertad de elegir desde el corazón.
Gracias infinitas… Estoy alucinando de la mujer tan femenina y bella que reflejo contigo y eso es un regalo.  Tu alma conecta con lo mejor de mí. Gracias gracias gracias.

Sabes? Me doy cuenta que los Sabios tenian razón y que mi “yo pequeño” creia saber más…. tienen razón en que siempre todas las relaciones son para que crezca el Espíritu y que no lo vemos pq quedan capas que limar. Y que la pregunta correcta es:
Para qué? (esa es la que contiene la solución del alma).

Cuando sufres no ves un pimiento… Y  es verdad que sólo confiando y entregandote a Dios, Universo o al Flow… al Espiritu, se abre por fin nuestro camino en la vida, paz y todo!. Hasta que no dejemos todos de luchar con esta gran verdad… seguirá la tensión. ..

Quiero compartir algo muy íntimo que tu momento de vida tan parecido,  me hace revivir… Y veo tanta belleza y oportunidad en ello ahora!.
Cuando me engañaron por todas partes: emocional, materialmente, físicamente…
Creía que era un castigo, que lo merecía, que no funcionaba mi camino espiritual. .. y mil chorradas fantasiosas más, de mi pobre espiritualidad… vamos un toque a mi ego fuerte!
Luego tuve que aceptar que era un reto psicológico y un salto espiritual que mi alma pedía y la de la otra persona también. Y eso fue un impacto a mi ego de nuevo.

Hasta que me rendí y dejé de darle vueltas, tratar de entender y controlarlo todo, sufría…Ese no era el camino pq sino hubiera funcionado: quería destrozarme y cerrar el amor que otros deseaban darme y, que tanto deseaba por dentro. Sí! en el fondo deseaba tanto amor como el que llevo dentro sin saber que el Espíritu ya estaba en marcha para que pudiera darse.

Así que por fin hice algo aunque fuera una burrada: (ya sabes como tragando arena cuando me tiré de cabeza) y dije:  vale! tu ganas Espiritu!, te reto al “y ahora qué!”…

Y comenzó la fiesta y todos los regalos! (El trato era confiar sin juzgar si eran regalos buenos o malos).

El primero: fue un sabio que me explicó que: las almas de los otros y la mía se habían  ayudado. Comencé a vislumbrar eso de que las almas vienen con pactos para ayudarse y que todo es Amor.

Los siguientes regalos fueron también muy heavies!:
Mirar de frente el engaño, manejar la ira, padecer la tristeza, admitir la traición y vivir con dignidad para sanar la autoestima y dar un salto… Otros golpes a mi ego.

Y siguió la fiesta: (decidí dejar hacer):
DESCUBRÍ que no sólo yo tenía algo que sanar. Eran ambas almas.
*** El que engaña lo hace al margen de cómo es el otro
*** A mi no me traicionó sino a él
*** Cuando me pidió perdón, dije: perdonate tu a ti (salió de mi corazón) yo no tengo nada que perdonar sino sanar mi dolor
*** Que mi ÚNICA RESPONSABILIDAD era lo que desde ese día iba a hacer: ESCUCHAR MI CORAZÓN y VIVIR DESDE AHÍ.

Y luego ya me remató el libro: Manual para no morir de amor (Walter Risso) (que hoy se me cayó en la cabeza y sentí que era una señal para contarte todas estas intimidades).
El libro hablaba de como uno trata de evitar, ver y afrontar la responsabilidad de crecer espiritualmente ante la inminente ruptura y, hace lo que sea para negociar o cualquier cosa para que no le abandonen.
Decía que a veces las rupturas que se dan debido a las infidelidades suelen ser traumáticas: Que el engañado/a suele sentirse traicionado/a, decepcionado/a y humillado/a con un golpe fuerte a su autoestima.

Y que sí o sí, el proceso de duelo estaba ahí. Así que a por ello. Recuerdo como me dolía cada lectura y como lloré y lloré al verme por dentro… hasta que ví que era un Espíritu en proceso de sanación.
Cada llorar quitaba una capa… hasta que sentí gratitud y dí gracias al Cielo y a la Tierra por poder encontrarme detrás de todo…
También me ayudó la meditación, el deporte y chillar o decir lo todo lo que me daba la gana dentro del coche y luego abrir ventanillas para purificar… (super recomendado)!

Duelo es dolo y conecta con el dolor. Primera cosa que no me iba al librar!. Así que, de acuerdo! dije “HÁGASE EN MÍ LA VOLUNTAD DE MI ESPÍRITU”

Y ala! El libro seguía echando dardos sinceros: “Las fases más frecuentes tras la trágica experiencia de una pérdida personal (divorcio, salud, amistad, muerte) son 5″:

1. Negación:
primera barrera defensiva y que lleva a decir y sentir: no quiero, no puede ser, debe de ser un error. La persona se quiere convencer que ha habido una equivocación. En la negación hay una búsqueda desesperada del tiempo necesario para pensar en el futuro de manera más serena, tomando distancia temporal de lo que sucede, buscando una saludable adaptación al evento que apareció demasiado abruptamente. La negación es un verdadero intento de amortiguar el efecto del primer impacto.

2. Negociación con la realidad:
Se piensa en hacer un trato con la vida, con Dios, con lo que sea… y que me portaré bien… La negociación es una nueva conducta defensiva que trata de evitar lo inaceptable; un canje que pretende restitución a cambio de buena conducta. La gran mayoría de estos pactos son secretos y sólo quienes los hacen tienen conciencia de ello. Así que mejor romperlos y ser libre!

3. Tristeza:
Aparece con sentimientos de angustia e ideas circulares y negativas. Lo particular en este caso es que estas ideas alimentan el dolor y, que podemos salir del círculo vicioso tomando conciencia de lo ya perdido.
Es el punto clave de toda la sanación:  Sentir y vivir la tristeza conecta contigo y por fin te das una oportunidad de sanar todo lo guardado desde pequeño.

4. Ira o enfado encubierto:
Por fin miras la realidad y aunque todavía te rebelas: ¿porque yo, porque ahora?, no es justo, y aparece el enojo con la vida, con Dios y con el mundo.
En ocasiones nada parece bien, nada te conforma, y tu corazón rezuma dolor, odio y rencor encubiertos. No lo tapes. Miralo. Es sano.  Y aunque parezca mentira, la autoestima atropellada por la realidad se da cuenta de que lo que necesita, y es verdad, es expresar su rabia para poder liberarse de ella.
Hazlo golpeando un cojin o chilla solo o en terapia.
Te está pidiendo ayuda!!!!

5. Aceptación:
requiere que la persona haya tenido el acompañamiento o comprensión de otros y, tiempo necesarios para superar las fases anteriores. La aceptación aparece cuando la persona descubrió su ansiedad, descansa su cólera y, abandona la postura que se ha impuesto de ser un autodiscapacitado para salir de ello…”

Y, continúa el libro… pero esto es por donde abrí. Y cayó. Y fue cuando conecté con la gratitud de mi pasado, mi amor por ti y la comprensión de tu momento.

Te dejo con esta reflexión que me llegó hace unos días:
En este ciclo cósmico estados viviendo más intensamente la oportunidad que “EL PASADO REGRESA al PRESENTE y LO VIEJO SE HACE NUEVO”.

Caminemos juntos o no, esto es lo que siento!
Te amo Francesco Delfín!

 

Anuncios

Francesco, “el gozo”…

Nos conocimos gracias a su prima que tres meses antes me había dicho que estaría muy bien que nos encontrásemos que así lo había sentido en su corazón.

Yo no sabía nada de Francesco, mas que era su primo y que se había separado meses antes. Ella estaba emocionada y, yo intuía que podría estar bien pero algo dentro de mí me hacía estar inquieta…

Pasaron tres meses hasta que nos conocimos un precioso 9 de diciembre y pasamos el día juntos simplemente acompañándonos y sintiendo nuestra presencia mientras paseábamos por la orilla del mar.

Su energía era un poco densa y me costaba un poco acercarme. No sabía porqué pero algo había que no le podía sentir bien…

Cuando nos volvímos a ver entendí el porqué. Estaba fumando mucho y su densidad yo podía apreciarla casi sin mirarle. Era una vibración densa que me apartaba de su luz. Una luz que yo veía, sentía maravillosa y, que él se empeñaba en tapar.

Ese segundo fin de semana de nuevo paseamos y vibramos. Y por la noche, antes de ir a dormir él me dijo que quería dormir conmigo. Yo también lo deseaba pero nada más. Le dije que adelante que era bienvenido a mi templo, así es como llamo a mi alcoba. Una vez juntos, desnudos, nos abrazamos y fue una explosión de sensaciones y múltiples vibraciones. Esa noche sólo estuvimos acariciándonos hasta el amanecer. ¡Todo tan nuevo para mi piel!.

Tras ese fin de semana, llegaron otros… Cada fin de semana venía a verme. En moto, en coche y en tren. Vivimos a unos 550km aproximadamente pero eso no es distancia cuando uno está vibrando alto como suelo decir.

Cada vez explorábamos más y más cada poro de nuestra piel, sí, nuestra piel, porque cuando estábamos en unión ya era todo una gran piel. Jamás había sentido tanta vibración como con Francesco. Era todo tan suave, sereno y vibrante a la vez…

Apenas había movimiento en nuestras posturas porque todo estaba fluyendo por dentro como un volcán en erupción, como un fuego suave que iba dando calor dulcemente a cada célula a cada parte de nuestros cuerpos.

Todo éxtasis, sin casi movimiento externo.

Así es como poco a poco fuimos iniciándonos en el arte del amor y conociéndonos más y más en silencio. Nada que decir, nada que explicar, sólo sentir, sentir y sentir.

Mi flor de loto se abría cada vez más y él podía libar hasta que caía exhausto mientras yo lo abrazaba y acariciaba dulcemente. Descansábamos. Y proseguíamos. Descansábamos y continuaba toda la vibración por nuestros cuerpos. Respirábamos. Descansábamos…

Así pasaron 2 meses hasta que poco a poco me iba introduciendo en su “escena” y situación personal… Se había divorciado de la persona a la que quería porque ella le engañó con quien dirigía el proyecto que ambos apoyaban. Me quedé impactada.

Lo primero que me vino a la cabeza fue: ¿porqué dejaría una mujer a un hombre así que es como un diamante en bruto? ¿porque este hombre parece como si se hubiera quedado atrapado en su pasado y sin pasar página?

Hacía unos 10 meses o así que había sucedido y estaba pasando por el duelo. Le pregunté si quería espacio y también si quizá había aparecido yo, muy pronto en su vida. Él me contestó que sentía que así lo había querido la vida y por algo sería y que todos caminamos con presente y pasado a la vez.

Pero… en el último de los fines de semana que nos vimos, cayó derrumbado y me dijo. Estoy mal. Tengo vértigo de nuestra relación y no estoy al 100%…

Galatea Mayo

He aquí una mujer que se enteró muy tarde de que era mujer y, muy femenina por cierto… Que estuvo actuando como un hombre cuya coraza fue deshaciéndose gracias a todas las personas y seres que iba encontrando en su camino…